BABOSADAS MIAS Y DEMAS HIERBAS

LA CHACHI, ALOCADA PERIODISTA MUY CHAPINA

14 mayo 2006

TODOS SERVIMOS PARA MUCHO, PERO NO PARA TODO


Ya les conté que estuve viviendo y trabajando un tiempo por la tierra del mariachi. No, la de mi mariachi, porque esa es por América del Sur. Y con el afán de hacer un poco de voluntariado, decidí darle una mano a unos amigos doctores que viven en México, y me dispuse a hacerle dizque de ayudante y de medio secre.

Bien, estos mis cuates médicos eran re buena onda y me ayudaron mucho con un tratamiento para los males de araña de corpus. Yo, para retribuirles un poco la medicina y todas sus atenciones, llegaba a diario, unas mis horitas, después del trabajo a cambiar las cámaras y los micrófonos, por aparatos de presión y termómetros. También, aprovechaba para dar palabras de aliento a los enfermitos.

Recuerdo que, para tomarles la temperatura, les decía: "abra la boca, levante la lengua, cierre la boca". O si el termómetro era de axilas: "levante el brazo, va a sentir un poco frío, baje el brazo". Ya me lo sabía de memoria. Puchis, yo hasta tenía una mi batita bien chilera y a veces, los pacientes se confundían y me decían "doctora". ¡Ah, ya vas!

A veces me tocaba auxiliar en el asunto de la exploración. Yo lo único que hacía era ayudar al paciente a quitarse los zapatos, a acostarse en la camilla y le ponía una su sabanita en los pies. Con los bebés había un poquito más de trabajo. Todo me gustó, menos cuando les llegó un nene con infección en un oído. Cómo lloraba el pobrecito. Uno de mis amigos le metió un hisopo en la oreja que supuraba una cosa amarilla. La olió y haciéndose el serio, me la puso en la nariz. Ala, ya echaba el buitre yo. Qué tufito. Pero no pude hacer caras feas, ni modo. Después, cuando terminó la consulta, se rió de mí el fregado doctor.

Por otra parte, a mi amigo, no sé por qué le da vergüenza cobrar su trabajo. Entre semana, no hay problema, porque tiene una oficinita especial para que el paciente pase a pagar la consulta, como tienen casi todos lo médicos. Cuando le preguntan cuánto es, solamente dice "abajo le dan su cuenta". Sólo estilos es. Algunos fines de semana, no iban las encargadas y yo me prestaba para decirle al paciente cuánto era, porque para eso de cobrar tampoco soy muy buena, pero no me da clavo estirar la mano.

Lo que nunca he podido es poner una inyección o pinchar a nadie. (Bueno, una vez inyecté a mi chucho, pero le dejé un burrunche en el cuero). Mis amigos, insistían en que yo aprendiera a medir la glucosa en la sangre, pero solamente con pensar en puyarle el dedo a alguien, me ponía re nerviosa. Sólo hacía el show de preparar los algodones con alcohol y las cintitas de medición, y al doctor le tocaba echar el pinchazo. Muchas veces, se ponía bravo, porque yo nunca me atrevía a dar el piquetío. Ah, pero a mi me valía 20.

Una vez, mi amigo había tenido un susto fuerte y decidimos someterlo al glucómetro. ¡Ja! Allí sí me preparé para echarle la picada al doctorcito. Pero, es cierto que dicen que los médicos son los peores pacientes, porque no quería hacerse la prueba, el miedoso. Me tocó casi correrlo por todo el consultorio. Por fin, le agarré el dedo y se puso bien nervioso. Cuando ya tenía lista la lanceta para pegarle el pinchazo, jalaba la mano y no se dejaba. Y tampoco se la quería hacer él solito. Al final, lo agarré bien duro y a él, sí le pude echar el puyoncito.

Estaba bien de salud el doctor, como para que no. Pero nunca me perdonó que lo hubiera pinchado, casi en contra de su voluntad. Quedamos a mano, con lo del hisopito hediondo.

Esa experiencia me sirvió para concluir que todos servimos para mucho, pero definitivamente, no servimos para todo. Porque mi amigo, puede ser muy bueno para su profesión, pero si no tuviera alguien que cobre las consultas, se quedaría pobre para toda la vida. Y para eso de la medicina, yo soy muy buena periodista, porque no me gusta andarle puyando dedos y nalgas a la gente, ni oliendo secreciones. Pero para cobrar, no me chiveo.

Además, así como yo no sirvo para médico, mi amigo el doctorcito no sirve para paciente. Ni pa´ que le piquen nada. Al menos por un ratito, hubo quien tuviera más miedo que yo y me atreví a meter el pinchazo, pero nunca lo volvería a hacer. Prefiero meter el microfonazo, para hacer alguna entrevista, claro.

Saludos a todos lo médicos que alivian nuestro dolor y escuchan nuestras penas.

Foto: www.giftanimados.com

Etiquetas:

7 Comments:

At viernes, 12 mayo, 2006, Blogger Tato said...

Burrunches son esas babosadas que le salen a la mara en la cara. O a uno también le puede salir un su burrunche en cualquier lugar. Los burrunches son como bodoques, como una ronchita o algo así. La verdad saber qué es burrunche pero es una de mis palabras más usadas, tanto como "lengerúto" o "shereto".

Araña de corpus es como sale uno de una verguiada en mara, jaja. También cuando uno sale gateando de una gran chupadera. También parecen arañas de corpus las viejas fufurufas cuando se caen en una misa.

No sé, no soy tan filantropófico y no sé cómo definir burrunche y araña de corpus. Sería mejor verlas jaja. El corpus es la fiesta que hacen enfrente de la Catedral cuando las mujeres le dan el mico a los hombres y los hombres la paloma a las mujeres (ah, entonces todos los días hay corpus ahi por el Parque Central, dirán los patojos...)

Cuando tenga un rato me tomaré fotos de un mi burrunche que me salió por aquí vé, y les contaré del día que salí como araña de corpus, en una gran talega que me puse en una cantinita por ahi en el "Centro Historico"... o en el Centro, hablando asi sin huecadas.

Saludos pues para todo aquel que un día pareció araña de corpus, o que parecerá.

 
At viernes, 12 mayo, 2006, Blogger Tato said...

Chachi y este postóte de qué trata? Porqué le pusiste una jeringa vos?...

Ahi me contás...

 
At viernes, 12 mayo, 2006, Anonymous SR said...

No sé que me divierte más, si el post de la chachi o las respuestas del bretero (o Bret, verdad vos tato?) :-)
Yo creo que el bretero no lee tus post vos chachi, se avienta a comentar y después te pregunta de qué se trata y por qué la jeringa.

Es bien difícil definir el burrunche, como el bodoque o el tetunte, a saber de donde sacamos esas palabras los chapines. yo diría que el burrunche puede ser una hinchazón debida a un golpe (o a una inyección mal puesta...), una hinchazón pues.
las arañas de corpus son arañas de hule (goma, plástico suave) que se venden en las afueras de las iglesias para la fiesta del corpus, como son de hule y son todas tembleques cuando un chapín tiene una tembladera se dice que está como araña de corpus. al menos yo así lo he entendido. la tembladera, como ilustra el bretero, puede tener muy diversos motivos.
saludos muchá

 
At viernes, 12 mayo, 2006, Anonymous Donado said...

Hola muchá, todabía estoy vivo. Pues la verdad es que yo tambien he jugado a ser medico.

Cuando era niño vivía en el campo en la finca de mi papa y me daba cuenta como vacunaban a los pollos y gallinas, perros y vacas. Todo eso me parecía muy facil y empece a hacerlo yo tambien. Bueno, para las aves es un poco mas dificil, porque se vacunas como a media ala y alli ya casi no hay carne, así que quiere cuidado. Pero con los perros nunca tuve ningun problema.

 
At viernes, 12 mayo, 2006, Anonymous Donado said...

Continuando con el post anterior.

En una ocasion mi esposa estaba enferma y era necesario ponerle una inyeccion, pero no encontramos quien se la pusiera, entonces le dije que yo podia, y aunque no me creía ni me tenía confianza, no había otro remedio que intentarlo. No se dejaba, y como a ella tambien la traisionan los nervios; fue una tarea muy dificil ponerle la inyección!!! Bueno, se la puse, pero ella nunca aflojó (los musculos...) y entonces el líquido le quedó todo amontonado y se le formó el famoso burrunche... que hasta la fecha no se le ha deshecho y todabia me reclama por ello...

 
At lunes, 15 mayo, 2006, Blogger Tato said...

Puchica y este Donado de qué esta hablando dije yo? jaja - son pajas vos -.
Tenés razón Sr., no leo los postotes pero no le digás a la Chachi. Según yo el post era de arañas de corpus y de jeringas.

Bueno, ahi nos vemos pues. Pronto regresaré para leer el post y contaré de cuando yo jugaba a ser doctor. No, la verdad es que yo nunca jugué a ser doctor sino hasta ahora ya algo viejo que me disfrazo de payaso y hago como doctor para hacer reir a unos niños y los curo con un desarmador de plastico y un serruchito y un martillito que ni existe va sino que hago como que lo tengo en la mano (pero es de plastico jaja).

Bueno, un saludo mara. Caéte al Blog de Guatemala vos Donado.

Saludos.

 
At jueves, 23 noviembre, 2006, Anonymous Anónimo said...

Excellent, love it!
»

 

Publicar un comentario

links to this post:

Crear un vínculo

<< Home