BABOSADAS MIAS Y DEMAS HIERBAS

LA CHACHI, ALOCADA PERIODISTA MUY CHAPINA

21 junio 2007

MIKI

Toda la vida me han gustado los animalitos. Creo que me agradan más que la gente. Cuando era pequeña, mi papi me llevaba cuanto animal encontraba y en repetidas ocasiones, mi casa estaba habitada más de ellos que de personas.
.
Llegaban a mi casa, casi siempre por asuntos de enfermedad: Perros, gatos, loros, cotorros, guacamayas, faisanes, pijijes, pollos, ardillas, gallinas coquechas, conejos y la que se robó todo el show (aparte del perro Tifón, claro), la famosa Miki, una monita araña que llegó de manera muy especial. Siendo casi una bebé, mi papá la encontró en un camino, con una pierna quebrada y muy enfermita. Le contaron a él que la gente ingrata en la selva del El Petén, mataba a la madre con tal de quedarse con la cría y venderla. A mi padre le dio mucha tristeza y cuando me lo contó, yo le pedí quedarme con la monita, al menos por un tiempo, mientras se ponía mejor .
.
Un poco en contra de su voluntad, pero al ver mi dedicación y cariño con los animales, mi papi accedió a dármela, mientras le buscábamos un lugar donde la cuidaran mejor. Así que me la mandó en un Jet de Aviateca. Iba llena de liendres muertas, ronchitas, desnutrida y acatarrada. El veterinario me dio algunos medicantos para administrarle y le enyesó la pata, pero lastimosamente ya era muy tarde y quedó renquita.
.
Era tiempo de vacaciones y yo, era ya una adolescente. Esas vacaciones creo que fueron las más alegres de mi vida, pues las compartí con una gran amiga, la dulce y traviesa MIKI. Bueno, le puse ese nombre en honor a mi querido Luis Miguel, pensando que era macho (la mica pues), pero después supe que si tenía colgando una tripita por allá abajo, se trataba de una hembra. Pero ya se había acostumbrado al nombre y creo que le gustaba mucho. (Qué bueno que era hembrita, porque así la conocían como "La mica de la Chachi" y no como "El mico de...").
.
Como al segundo día de haberse quedado de huesped en casa, mi papá (que al igual que yo odia ver animales enjaulados o amarrados), ingenueamente decidió soltarla para que jugara en un narajalito washington que adornaba nuestro patio. Según él, se iba a quedar allí. Al rato se le olvidó que la Miki estaba suelta y cuando yo me puse a buscarla, no aparecía por ningún lado. Me disponía ir a preguntarle a los vecinos, cuando llamaron a la puerta. Era mi vecinita Erika, traía a la "baby" bien abrazadita y me dijo: - Esta monita apareció en mi casa y asustó a mi hermana, yo no le tuve miedo y cuando me acerqué me dio la manita y se vino conmigo. Mis papás dijeron enojados !Ese animal, no puede puede ser más que de la Chachi!, así que aquí te la traigo.

Por lo visto, ya me conocían muy bien.

Me contó Erikita, que su hermana tenía su cuarto en el segundo nivel, había salido a bañarse y dejó la puerta abierta. La mona se fue por los tejados y llegó hasta allí. Cuando la pobre Esmeralda, regresó cuál fue su susto de encontrar en su cama, acostada de lado a lado a una mona negra que le enseñaba la lengua.
!Tremendo susto!

Pero así era la Miki, bien ocurrente y se convirtió en la diversión de todos mis vecinitos. Era extremadamente cariñosa y daba besitos. Tomaba pacha y tenía un suéter rosado, shorts y hasta un uniforme de la selección de fut. Un amigo de mi hermano que tocaba el bajo en una Disco, llamada "Safari Club" (que estaba decorada con animales disecados y motivos selváticos), junto a su novia, a veces le hacían de baby sitters, cuando yo tenía que salir. Renato se la llevaba al trabajo y tocaba con la Miki enroscada en la cintura. También la llevaban de paseo y una vez, le regalaron un vestido rojo de panalito. Se miraba primorosa, le encantaba verse en el espejo y que le pintara la boca.

Salía cara porque había que ponerle pañal desechable donde se le abría un agujero en la parte de atrás, para que saliera la cola prensil.

Se adueñó de un sillón en la sala para ver tele y le alegaba muy enojada a quien se fuera a sentar allí. Estaba enomarada del gato, quien tenía sus mismos colores. Lo abrazaba, le levantaba la cola, le olía atrás y hacía un gesto de desaprobación moviendo la cabeza.

Una vez, mi hermana llegó con mi sobrino bebé de 18 meses y en un descuidito, encontramos a la Miki dándole pacha al nene y haciéndole gracias. !Qué bueno que era la pacha del bebé y no la de ella! ..Aún cuando mi sobrinito estaba riendo a carcajada limpia, vimos que era muy peligroso tenerla si llegaban los bebés de mis hermanos de visita.

Creo que hice un buen papel con la linda Miki, quien logró acostumbrase a andar suelta por la casa, pero le gustaba ir a meterse a mi cama a dormir y yo empecé a tener alergias cutáneas y respiratorias (pero no liendres). Se llegó el día en que tuve que regresar a estudiar y ya no tenía tiempo de cuidar de la Mikita. Necesitaba de alguien que se dedicara completamente a ella. Así que tuvimos que pasarle la estafeta a otra persona. Me quedé muy triste, tanto que ella se fue sana y yo me quedé enfermita, más que todo de tristeza.

Miki nunca pudo regresar a la selva porque, debido a su impedimento, iba a ser presa fácil para cualquier depredador. Así que lo último que supe fue que un veterinario la adoptó... y se regresó en otro Jet. Nunca más la visité, por el bien de ella y el mío. Pero guardo en mi recuerdo la frialdad de sus manitas y su cola prensil, su mirada expresiva, sus abrazos enrrollados, sus besitos voladores, las tardes que nos quedábamos dormidas, enrroscadas en el sillón... y su peculiar "uh, uh, uh".

Nunca olvidaré a la dulce Miki (y creo que mi vecina Esmeralda tampoco).

"No existe depredador más inhumano, que el mismo ser humano". Aboguemos porque nadie saque a los animalitos de la selva, ellos son allí inmensamente felices.
Ya tengo la autorización por escrito del autor. Sin embargo, si alguien quiere publicar este post con ESTA FOTO en cualquier Blog o publicacion impresa, o audiovisual, por internet o cualquier otro medio, con propósitos de lucro y sin la autorización escrita del autor, le caerá con tremenda factura. Así me dijo él. THANK YOU JIM!
.
Mis post también están protegidos worldwide no sólamente con CC.
.
A un mi cuate le quedó el apodo de Miki, ¿adivinan por qué?

21 Comments:

At miércoles, 20 junio, 2007, Anonymous Carlos said...

Verdaderamente se puede decir que vos sí contás las babosadas con micos y pericos.

Bello post Cha, y excelente mensaje. Creo que soy tu No. 1 Fan.

Saludos

 
At miércoles, 20 junio, 2007, Anonymous Herbasio said...

le quedo asi por mico triste? jaja
Tenes razon con lo de los depredadores.... triste pero cierto

 
At miércoles, 20 junio, 2007, Anonymous Anónimo said...

Quiero decirte Chachi que yo que te admiro mucho como mujer y profesional. A traves de tus posts nos llegas al corazon. Gracias por llenar mis dias grises con tu alegria.

Eres un ejemplo maravilloso. He conocido de tus obras con tu trabajo y hay mucha gente que te manda miles de bendiciones. Tu sabes de lo que hablo. Se muy bien que no te gusta la publicidad en ese aspecto de tu corazon.

Un abrazo Chachi y lastima que ya tiene dueño tu amor, si no, alli iría yo a la conquista. A lo macho.

Disculpa que publique en Anonimo pero soy timido.

 
At jueves, 21 junio, 2007, Blogger ale said...

Aaaaaah :( me quedé triste de saber que se fue la Miki.

Es tan claro lo mucho que compartimos con los monos en cuanto a sociabilidad, emociones, reacciones, etc.

Me encantó la historia.

 
At jueves, 21 junio, 2007, Blogger SCD said...

Graciosa y en cierto modo, bella historia.
Un vecino es veterinario y tenia un mono, andaba de arriba para abajo junto con el perro y eran la alegria y la desesperacion de esa casa, a mi no mucho me gustaba llegar porque se le prendia a uno el condenado, creo que hasta por joder lo hacia, uno tan tranquilo, cuando derrepente, pum, el mono a saber de donde aparecia pero siempre se le terminaba prendiendo a uno y el chucho no paraba de ladrarle, se llamaba Lalo y creo que se murio de cancer.
Lo dicho, buen post.
Saludos!!!!!

 
At viernes, 22 junio, 2007, Blogger Aprendiz said...

Una muy buena amiga mía también creció cuidando gran diversidad de animales, eran 5 hermanos y, además, siempre tenían visitas por lo que ella me cuenta. Durante algún tiempo tuvieron hasta un pizote traído del Petén!!! Ella, al igual que Chachi es muy sociable y querida por un montón de gente. Yo por el contrario, nunca tuve ninguna mascota: mi mamá decía que la casa era muy chiquita para meter animalitos, que solo los sacrificaríamos al tenerlos encerrados en tan poco espacio. Ni canarios tuvimos!!! Pues la cosa es que yo soy una persona bastante tímida, muy poco expresiva y poco cariñosa. Muchas veces he pensado que, en parte, esto se debe a la cero convivencia con animales que tuve en la niñez... Como que los animales ayudan a un niño a desarrollar habilidades en cuanto al trato con los demás, expresar cariño, el contacto físico, además de ir aprendiendo a ser responsables... ese tipo de cosas... Bah, no sé. Es algo que he pensado varias veces y me acordé de esto al leer la historia de Miki... Saludos.

 
At viernes, 22 junio, 2007, Blogger CHC said...

Carlos: Recibí tu e-mail, gracias a ti y a todoa la afición...jajajaja. Agradezco mucho que se tomen el tiempo para leerme.

Herbasio: Pues porque eran igualitos vos.

Anónimo: Gracias por los conceptos. No entiendo muy bien tu comentario, pero sé que es algo bueno. Te agradezco tus palabras hacia mi humilde persona.

Ale: Los monos tienen increíbles semejanzas con las personas. Yo miraba que la Miki era como una persona pero con deficiencias mentales. Tienen alcances, pero llegan a un tope...su lado irracional naturalmente.

SCD: Fijate que los miquitos estos son meros chifladines vos, les agarran sus ratos, por eso es que son peligrosos tambien.

Aprendiz: Investigaciones sobre el desarrollo del cerebro, han demostrado que los niños necesitan de relaciones afectivas y la convivencia con animales es muy importante para eso, porque aprenden a recibir y dar amor a seres vivos que no son de su familia. Acuerdate también que hay animales que logran poderes curativos, especialmente en enfermedades nerviosas y cerebrales. Saludos y gracias por las cosas bonitas que me dices. Si ahora ya puedes, no es tarde para que tengas una mascota y la cuides, es algo muy especial, muy diferente a las relaciones familiares. Verdad, muchá?

Saludos y un abrazo.

 
At viernes, 22 junio, 2007, Blogger agapito segura said...

Qué bonita anécdota. A mi me gustaban los gatos, y todo el mundo me reclamaba que los gatos son un asco y demás. A mí jamás se me orinaron en la casa,porque son más entendiditos de lo que uno cree. Me encantan los animales en general y creo que la gente es muy cruel con ellos, lo cual me desata en cólera. En fin, de ellos aprendemos que son más leales que nosotros.

Un abrazo Chachis, por cierto, lo de Máximo, todo un éxito! Cuándo regresa a Guate? Nos gustaría conocerle personalmente.

 
At viernes, 22 junio, 2007, Anonymous Herbasio said...

Con eso de los animales y con varias cosas que he leído últimamente me gustaría comentarte algo Chachi:

Como bien dicen por ahí, no es si es cuestión que solo ocurre en ciudades con mucha gente o qué, pero uno que viene de pueblito se da cuenta del comportamiento de la gente. Me explico: Hace un par de días iba de mi apartamento al trabajo y me subí al elevador, para bajar al primer nivel donde está parqueado mi carro; cuando entro al elevador hay dos personas en el mismo y digo "Good morning" y nadie me contesta... Pensé que tal vez no me escucharon, y como varias veces, no le presté importancia. El ascensor bajó un par de niveles y se detuvo, entró una señora cargando a un perrito muy gracioso y no saluda (algo normal), después de un par de segundos se pone a hablar con el perro como si fuera un bebé y a hablarle tanto como esperando que el perrito le conteste.

He leído y visto, como tu mencionas, que muchas personas prefieren a los animales que a los humanos y me pregunto porque hemos llegado a ese extremo, al extremo de ni siquiera decir "Buenos días", claro, generalizo, porque no siempre es así, pero en el medio donde me desenvuelvo es bastante común notar este tipo de comportamiento.

Creo que me desvié del tema, pero bueno, que estén bien tu y tu familia, en especial tu mami

 
At viernes, 22 junio, 2007, Blogger Comentarista said...

Ja, ja, ja...

"Que bueno que era hembra..." Hoy si me hiciste reír vos Chachi; con tanto chance, me hacía falta distraerme un rato.

Los animales han sido parte fundamental de mi vida, toda la vida me críe entre ellos y aprendí a admirar cada una de sus cualidades y naturaleza. Muchas veces lloré su partida -algunos mucho más que la de un amigo humano-, sufrí en su enfermedad y me alegré con su compañía.

Son unos excelentes curadores de espíritus, tal y como me lo enseñó un labrador dorado llamado Scott (poco original el nombre ¿No?) o una hermosa gata blanca llamada Nicole quienes curaron de grandes depresiones a mi tía y abuela, respectivamente.

Saludos.

 
At viernes, 22 junio, 2007, Blogger Aprendiz said...

Chachi, muchas gracias por tu comentario, creo que a estas alturas de la vida ya es algo tarde para acostumbrarme a cuidar un animalito, sobre todo porque por el trabajo no tengo un lugar fijo de residencia.

Herbasio: yo también había notado ese comportamiento en la gente de las ciudades grandes!! A mi me tocó presenciar cómo la gente de una "sociedad avanzada", en el metro, se ponía histérica cuando una señora entraba con su bebé o niño y éste iba quejándose o llorando o riéndose o hablando muy fuerte... Cuando un niño entraba calladito, pasaba desapercibido: nadie lo volteaba a ver... yo varias veces intenté hacerles caras o reírme con ellos, pero lo único que lograba era que me devolvieran una mirada de desconcierto, con expresión de "AUSORRO, SOQUILIO!!!"... Pero después, cuando entraba alguien con un perro, ah no... ahí la cosa cambiaba, todo mundo se acercaba a acariciarlo, entablaban conversación con el dueño, etc... Es un comportamiento que hasta la fecha no entiendo...

Feliz fin de semana a todos!

 
At viernes, 22 junio, 2007, Blogger Policarpo said...

Chachi: Es un placer leer tu material. Eres una excelente relatista y es una lastima que aun no haya un editor que te haya ofrecido un ricon de papel donde ganarte la vida con tus preciosas cronicas a las que tu llamas guatemaltecas, pero son absolutamente universales.

 
At viernes, 22 junio, 2007, Blogger Roberto Lone said...

Chachi, la historia está como anillo al dedo para traer la película infantil "The Happy Feet", en donde las focas nos ven como Alien's y nos ven feos por no ser como ellos (as).

La verdad, el ser humano que desarrolla amor por los animales los cuida si son para estar en casa, pero nunca he estado de acuerdo en tener ni pajaros, monos, conejos o cualquier animal que su habitat sea la jungla, el bosque o la libertad, ya tu ves que hasta se enferma uno, pues ellos están hechos distintos.

Un camionero famoso tiene inscrito a los lados y atrás de el cajón del camión un lema que dice:
Mientras más conozco a los hombres, más quiero a mi perro.

Excelente historia.

 
At viernes, 22 junio, 2007, Blogger CHC said...

Yo creo que eso de tratar a los animales como personas, también es un extremo. He observado esa exageración y no estoy de acuerdo. Creo que el ser humano debe mantener una relación equilibrada con los demás seres vivos, siendo él (o ella) el centro de la creación.

Los animales son excelentes compañeros, pero tienen que tener su lugar como tales.

Nosotros tenemos el deber de cuidarlos, si los adoptamos como mascotas...y la obligación de protegerlos en su hábitat.

Esos comportamientos extremos y cuidados para los animales, despreciando la convivencia con las demás personas, para mí no es normal.

 
At viernes, 22 junio, 2007, Blogger CHC said...

Pero hay algo que les quiero compartir: Cuidar de un monito, es bien distinto a cuidar un perro o cualquier otro animal. El mono tiene muchas similitudes con el ser humano y son super divertidos. Para mí, fue una experiencia maravillosa el poder haber tenido a la Miki conmigo, al menos por un tiempo. Aprendí muchas cosas de ella.

 
At viernes, 22 junio, 2007, Blogger Andy said...

Ve que mica mas mona, jajaja. QUe bonita historia Chachi, de verdad. Yo me iba a poner a presumir que en mi casa tuvimos 2 pijijes pero vos también tuviste, jajajaja. Fijate que los pijijes de mi casa, sabían cuando alguien estaba enfermo, y seguían a todas partes al enfermo. Aunque los dejábamos estar adentro de la casa, solo se canturriaban en el patio, eran pijijes aseados, jajaja. En mi casa hay un loro desde el año del terremoto y ya llegó adulto, a saber cuantos años tendrá. Y los perros siempre han sido parte importante en mi casa.

De momento, y poniéndonos un poco serios en cuanto a las manías depredadoras de los humanos, te dejo la letra de una canción de Alux Nahual,

LA PLEGARIA DEL HOMBRE LOBO
Llena, quiero luna llena
Llena, quiero lu-u-u-u-u-na-a-a-a-a.

Padre nuestro que estás en los bosques,
te habla el lobo que quiso ser hombre.
Padre nuestro que estás en las sierras,
te habla aquel que renegó de las fieras.

Pero quiero volver a ser lobo otra vez,
ya no quiero vivir entre los hombres.
He tratado de amar a quien quiere acabar
con el último lobo de los montes. Es verdad!!!

Padre nuestro que estás en la llanura,
por qué permites que este ser nos destruya?
Padre nuestro no te has dado cuenta
que por culpa del humano peligra el planeta?

Por eso quiero volver a ser lobo otra vez,
ya no quiero vivir entre los hombres.
Y si debo pelear para poder salvar
las praderas, los ríos y los bosques;
voy a necesitar que sobre la ciudad
salga llena la luna cada noche.

Llena, quiero luna llena
Llena!!! quiero luna llena!!!

Ayúdame señor a salvar a mi especie... ayúdame!!! (ayúdame)
No debe desaparecer para siempre... ayúdame!!! (ayúdame)

Llena!!! quiero luna llena!!!
Llena!!! quiero luna llena!!!
Llena!!! quiero luna llena!!!
Llena!!! quiero luna llena!!!


y el link para oirla en en youtube con unos slides que le puso alguien:

http://www.youtube.com/watch?v=PBIzeGyXnJg

 
At lunes, 25 junio, 2007, Blogger Pirata Cojo said...

Buena rola esa que puso el Andy, bonita historia vos Chachi, por cierto me acuerdo de la discoteca "Mau Mau", en la plaza 6-26, que parecía jardín botánico esa babosada, ahora la disco "Safari" no, ¿Dónde quedaba vos?

 
At martes, 26 junio, 2007, Anonymous Quetzali said...

Te pareces a una mi prima, una vez llevo a la casa, un pollito que se encontro cuando venia de la escuela. En mi casa siempre hubo perros, vacas, ovejas, recuerdo a la tia Meches, que nos levantaba temprano, para ir a traer el zacate para los animales. Buenos recuerdos, de una infancia super feliz, alla por el Occidente de Guatemala.

 
At jueves, 28 junio, 2007, Blogger CHC said...

Andy: Buena rola. Esos tus pijijes estaban mas educados que un chucho, vos. Eran finos!!

Pirata: El Safari Club, solo recuerdo que era en la zona 10, pero a saber donde vos. Era muy patojita. Pero recuerdo que tenia 2 ambientes: uno para viejos y otro para patojada.

Quetzali: Nuestras infancias, aunque polvorientas, enlodadas y callejeras, creo que son envidiables.

 
At viernes, 29 junio, 2007, Blogger Mónica Lima Quinto said...

Estoy realmente convencida que las personas que aman a los animales, son personas muy nobles.

 
At martes, 03 julio, 2007, Blogger CHC said...

Mónica: Gracias por lo que me toca. Un fuerte abrazo!!!

 

Publicar un comentario

links to this post:

Crear un vínculo

<< Home