BABOSADAS MIAS Y DEMAS HIERBAS

LA CHACHI, ALOCADA PERIODISTA MUY CHAPINA

08 noviembre 2009

HERMANOS MAYORES..SÍ CÓMO NO!!!

Eso de ser la hermana, o el hermano más chiquito, así como puede ser muy alegre y gozar de protección y muchos mimos, también puede ser una experiencia un tanto hallowínica. Empezando con que el más pequeño es el glorioso "heredero" de pañales usados, calzoncillos o calzones, suéteres, juguetes, cunas y de demás remanentes de uno o más hermanos mayores.

Sin dejar atrás, que desde bebé, muchas veces lo tienen que estar escondiendo los papás para que el celoso hermanito mayor, no le pique los ojos, lo muerda, lo estruje, lo ahogue o simplemente lo mate de un muñecazo en la shola.

El más chiquito también viene siendo como el "baboso" de la familia, a quien se le pueden infundir toda clase de miedos a una infinidad de entes no existentes, como el Cuco, el Coco, El Viejo del Costal, El Miquilo, El Bute, hasta el Buguiman y el Sacasangre, entre muchos otros.

¿Y qué me dicen de la ya famosa idea de hacerle creer al más chiquito que es adoptado? Eso no me lo han contado tanto hermanos menores, como los crueles y cínicos de los mayores. Este macabro complot, fruto de los celos o de la intolerancia, ha llegado hasta extremos en calurosas discusiones, de decirle que lo hallaron en un basurero...Qué maldad.

Años más tarde, el hermano menor se convierte en una especie de "Celestina", sirviendo de "tapadera" de las escapadas de los hermanos con las novias. O es el, o la fastidiosa chaperona de la hermana mayor, que con miradas de loro masero, le indica salirse de la escena en la primera oportunidad y/o servir de guardián para que avise si alguien viene.

Claro está que esta forzada complicidad, da chance a jugosos sobornos de helados, dulces, juguetes y hasta pisto: "Si no lo decís a mi mamá, te regalo...". Pero también "la mordida" puede ser al contrario con un: "Si no me das lo que te pido, le digo a mi mamá que vos andabas con ya sabes quién, haciendo ya sabes qué".

No contaban con la astucia.

El hermano menor no solo tiene papá y mamá, también tiene hermanos que lo quieren poner en cintura, enseñarle a comportarse y hasta darle un su sopapo. ¡Cómo no, chon!

Soy la menor de 3 hermanos, que aunque no me llevan muchos años, la diferencia se marca y se siente. Cuando ellos ya estaban en la edad de merecer, yo todavía andaba buscando con quién jugar de comidita con trastecitos. Y así como gocé de sus mimos por ser la baby, también fue víctima de ser la más chiquita.

Afortunadamente, como nos separan 5 y 6 años, ya no tuve que usar pañales usados ni ropa de segunda mano. Esa paca, se la dieron a otro, pero de los pellizcos de mi querido hermano y las miradas sentenciantes de mi carnala, juntamente con el pánico al Cuco, no me salvé.

Pero puedo asegurarles, que si no hubiese sido por los juegos con mi hermano y la protección de mi hermana, la hubiera pasado bastante aburrida.

No cambiaría por nada esas tardes jugando a los karatekas con mi hermano y escuchando música con mi hermana. Las vacaciones con los abuelitos y aprendiendo a montar bicicleta, el club de los vellitos y no sé qué tantas cosas más.
Hasta ser yo la que repartía los pencazos, para después defenderme ante mis papás, con una miradita inocente de "yo no fui" y que me creyeran por el hecho de ser la más pequeña.

Pero ese consuelo que siempre siento de que están allí, como dos pilares de quienes puedo sujetarme en momentos de adversidad, es un regalo de Dios. Y aunque muchas veces parezca yo la mayor, por brava y regañona, los amo con todo mi corazón.

Abrazos y besitos,

Los 3 Chiflados.



Photo: fanpix.net


3 Comments:

At lunes, 09 noviembre, 2009, Blogger Vincent Mau said...

JAJA, sabe, yo iba a tirar a mi hermano en el basurero, pero la señora que trabajaba con nosotros lo impidió!!!!!

No se queje, los pequeños siempre son los más vivos y más consentidos...

Saludos a sus hermanos.

Mauricio.

 
At lunes, 09 noviembre, 2009, Anonymous Anónimo said...

Y dónde dejás que también nos convierten en sus choleros: Traéme esto, traéme el otro. Sí pues.

 
At martes, 10 noviembre, 2009, Blogger NicteKono said...

En mi caso eramos dos hermanas menores con muchos años de diferencia, asi que no nos toco la ropa reciclada, pero si la consentidera que nos tenían, pero así también muy cuidadas. Mis hermanos mayores siempe fueron mis mejores hermanos, porque con mi hermana eran seguros los pleitos.

 

Publicar un comentario

<< Home