BABOSADAS MIAS Y DEMAS HIERBAS

LA CHACHI, ALOCADA PERIODISTA MUY CHAPINA

16 agosto 2010

CIRUGÍA PRIMERIZA, HOY SÍ ME CANTÓ EL PIXCOY* (Primera Parte)

Rajada, pero no me rajo. ¡Ah chish tu machete Colibrí!





¡¡Ábrame de este lado también, carnicero...digo, doctor cirujano, con confianza!! Sí pues, tu feria. No hombre muchades qué arrale el que he llevado yo con esto de que por poquito y me lleva la pelona. Por andar yo haciéndome la muy, muy, poniéndole fijo al tormento y al dolor de panza, fui a parar, como quien no quiere la cosa, a la sala de emergencias y de resbalada al quirófano.


Uy no, uy no. Cada día los cólicos del intestino se me acrecentaban, pero como ya había faltado al trabajo 5 días por tal motivo y con la esperanza de que se desinflamaría la tripa, no quería hacerle caso a los avisos de la huesuda. Hasta que ese martes (tenía que ser), después de tanto volver del cuerpo por tantos dias (guacarear, pues), pensando en que se me iba a pasar, amanecí con un ojo rojo pura sangre. ¡Púchica!, parecía yo la Hermelinda linda, muchá, que hasta a mi jefe espanté tanto que él mismo me sugirió llamar a mi médico.

Al llegar a mi casa al mediodía, en busca de refugio en un tecito de manzanilla, el dolor se acrecentó y no tuve más que llamar al doctor, quien después de oir mis síntomas del momento, me dijo que me fuera al primer hospital que encontrara.

Aún pensando que estaba exagerando, le hice caso y me fui a ver qué me decían, pero en el corto trayecto de mi casa al hospital, ¡ja!, las punzadas en la ingle derecha, se ponían cada vez más trompudas. No sé que cara me vieron en el hospital, que algo rapidito me atendieron. Me pasaron a la sala de emergencias a acostarme en una camilla y va el primer pinchazo...ya ni la joden, dizque para el I.V. sí pues.

Primero vino un doctor italiano, con cola de macho, quien me dijo que no me preocupara que iban a poner algo para el dolor. Y que luego me harían una tomografía, para saber lo que allá adentro estaba fregando a la nena. Llegó una enfermera y en el suerito me metió un "toque", ustedes, que me puso a volar...dicen que era Morfina...El dolor seguía allí, pero al menos yo estaba contenta.

Al ratito me pasaron unos atolitos blancos con sabor a banano (banano, mi sombrero), újule con la novedad que me tenía que tragar 1 litro de semejante pócima (creo que era por el ojo de la Hermelinda). Le segundaba a los atolitos, un embudo medidor, por si no los aguantaba mi estomaguito y los guacariaba...así estarían de ricos.

La gran diabla muchá, era tomándome un bote y regresándolo al ratito. Mi pobre Negrito ya estaba dando como misión imposible, lo de tomarme el litro de yeso. Contenta le dije a la enfermera que me los había tomado, pero que los había regresado...Ipso facto, me trajo otros dos botecitos, que no había pena, que teníamos toda la noche para esperar que mi panza los retuviera...Qué de a pozol.

Por fin, la misión se logró y rapidito, antes que la buitreara, me llevaron a hacerme la Tomo, y antes de menterme al tubo, que me dieron otro mi vasito de atolito, por si quería repetir la reina. Ah, qué chulada.

Bueno, pensé yo, al menos tengo la nochecita para dormir, hasta mañana sale el resultado y me dirán que mi tripita sigue inflamada, me van a dar medicina y me voy pa'mi casita. Hasta le dije a mi Negrito que se fuera a la casa a hacer la mime....Qué, ¡ni maiz! En cuestión de minutos salió el resultado (y yo allí solita) y llega un médico muy afligido a decirme que mi Apéndice estaba enorme y que era urgente una cirugía, porque temían que estallara en cualquier momento.

¡GLUP!, pero si a mi nunca me han abierto la panza, ni para ponerme piercing, cómo que si el apéndice...nel mi galenazo, eso dice mi mamá que no se va a poder. Pero no hubo de otra, no me escapé de la bromita y tempranito estaba yo con tubitos por todos lados, ya lista para la carnicería. ¡Ay Dió!

Hoy sí me fui fea, pensé.

"Yo soy el Dr. Mondscheinsin" me dijo el cirujano...algo así, no le entendí bien el nombre, pero a mi me sonó a Dr. Frankestein...Ñaca, ñaca.

__________________

* Cantar el Pixcoy o Pishcoy, es una creencia de algunos indígenas guatemaltecos. Según dicen el Pishcoy es un ave que si les canta cuando van por un camino, ya no deben seguir adelante, porque es seguro que algo malo les va a pasar. Decir que "le cantó el Pixcoy", es sinónimo de que ya se fregó.


Foto de la película "La Novia de Frankestein" de 1935:
http://www.mad-monsters.com/Movie-Photos/Bride-Of-Frankenstein

6 Comments:

At lunes, 16 agosto, 2010, Anonymous alecksya said...

Ojala que estes bien vos, te abrieron o te la hicieron laser? a mi me paso el mero dia de mis 15 en mi Guate, y fue mas rapido el diagnostico, nada de tu atolito, aunque si tuvo que ver un ..dito, a mi si me dio peritonitis y tuve que andar como 3 semanas con la panza abierta para que no me cerraran con tremenda infeccion, cuidate bastante y descansa si podes.

 
At martes, 17 agosto, 2010, Anonymous Anónimo said...

Yo,fui a verla enterandome que había sido hospitalizada, y mi sorpresa ver que estaba echandose su atolito cuando llegué, porque lo movía como si lo quería enfriar, solo faltaba soplarlo, después me enteré que era yeso para hacerle una tomografía.

Espero que te recuperes pronto Chachi, y que nos cuentes el resto de la historia.

 
At viernes, 20 agosto, 2010, Blogger NicteKono said...

Hoy si me sacaste la risa...

Yo si me salve de esa, y mi doctora luego de una pulsación y el examen de sangre me mando al IGGS, porque efectivamente era apendicitis... solo que nadie me abrio, dicen que se envolvió solita en un liquido de no se que (no soy medico y ya no me acuerdo) y que como estaba caliente no convenía operar, que esperara 2 meses, y adivina qué? Ya no regrese, por si acaso todavía tenían ganas de abrirme la panza.

 
At viernes, 20 agosto, 2010, Anonymous Sergio said...

Hola Chaci, te escribe de Huehuetenango, de vez en vez paso por tu blog, quisiera contarte que estamos editando una revista que se llama El Heraldo de los Altos, y nos gustaría un aporte tuyo, con la vision que tienes por el hecho de estar fuera del pais. Si pudieras contactarme mi correo es s.cano.3@hotmail.com, te lo agradecería mucho, así podría darte una idea más detallada de que va la onda. Por cierto, espero te recuperes pronto. Saludos

Sergio Cano

 
At miércoles, 25 agosto, 2010, Blogger CHC said...

Sigo en recuperación, allí entrándole a la verduritas y a comer puras babosaditas, porque aún no puedo tipujearme lo que me gusta. Haber hasta cuando...Me acaban de hacer otro TAC y me tocó la atoleada de nuevo...guácalas!

Gracias por comentar muchades!! Ya viene la segunda parte.

 
At jueves, 26 agosto, 2010, Blogger Leon said...

Yo casi me muero cuando me dio apendicitis, se complicó con una peritonitis espantosa. Me alegra que todo terminara bien, pero me encantó tu crónica tan personal y desinhibida.

 

Publicar un comentario

<< Home