BABOSADAS MIAS Y DEMAS HIERBAS

LA CHACHI, ALOCADA PERIODISTA MUY CHAPINA

22 septiembre 2010

PERDIDOS... EN LA PEDIDA DE MANO.


Les cuento que tuve la dicha de encontrarme de nuevo a un gran amigo de mi adolescencia, o sea que venimos otra vez a reirnos de la vida y sus vaivenes, después de ¡¡26 años!!. Claro, cada uno en su onda, pero que "de al pelo", muchá. Lo más topado es que si son buenos amigos, los podés dejar de ver por años y cuando de nuevo te los encontrás, es como si hubiese sido ayer. Sólo es de ponerse al día con los chistes y todo sigue igual.

Pues este mi amigo me cuenta que hace unos días, lo invitaron a una "Pedida de Mano". Sí, esos rituales familiares que ahora algunos citadinos han dado por llamar "Fiesta de Compromiso", que la final es la misma cosa y la misma fregadera, pues todo va pa' lo mismito: el casorio.

Según sus propias palabras, eso es todo un merequetengue allá por donde él trabaja, en el suroeste de Guatemala. Son ceremonias ancestrales, especialmente acostumbradas entre los pueblos indígenas. Me parece muy profundo y, si uno se compenetra y trata de entender todo lo que ello significa, sale de allí maravillado. Claro, como no son cosas a las que uno está acostumbrado, hay de experiencias a experiencias...

Quiero transcribirles algo de lo que me escribió:

Me toco ir de invitado a una pedida de mano, aquì eso es todo un merequetengue. Es en la casa de la novia llegan toooodos los familiares de los dos, toooodos, desde tatara abuelos, pasando por niños, jóvenes, primos, tíos, padrinos, los caballeros, la dama, la chalupa y Lootería! Jajaja. ¡Ay perdón! me emocioné. Es un gential, pero cuando llega el novio con su familia entra con cajas de aguas y canastos de pan. Hago una aclaración son como tres pedidas antes del casorio o la arrejuntada, como dicen aquí. Yo llegue un poco tarde y me recibieron con una mi "agua", a los 15 min. me dieron otra y asi me tome casi el litro (aclaro que por ser evangélicos no tenian guaro). Todos los invitados tienen que hablar con los novios. Te imaginás eran mas de 60 personas y unos se pican con la hablada. Y lo peor es que les gustan los discursos al estilo político de pueblo, parsimonioso pues... Y yo ¡¡ya me orinaba!!...Te juro que ya me quería ir, pero si no acepto las agüitas y los panitos, es como desprecio para ellos. Lo divertido de esto es verles la cara a los novios, de la mano y con la cabeza para el suelo, con cara de: "¡¡Pero si todavia no hicimos nada!!, bueno eso yo no lo sé, jejeje. Salí a las 12pm. En todo el camino me fui como sapo, croando por atrás y por adelante jejeje (qué coche). Ya no podía más con tanta agua gaseosa que me pasé. Sin embargo, no dejó de ser una experiencia muy especial.

Este mi amigo, chapín tenía que ser para contar las cosas con tanta gracia. Y hay que tomar en cuenta que es una persona muy querida y respetada de la comunidad, además de ser amable y juiciosito, si no, ni lo hubieran invitado.

Me hizo recordar una vez que decidimos ir a hacer un reportaje, precisamente de una "Pedida de mano" en Alta Verapaz. Contacté a la persona que me dijeron sería muy buen guía y sabía mucho de esas costumbres. Yo como siempre haciendo mi logística, le pregunté a cuántos kilómetros de Cobán estaba la Aldea que visitaríamos, a lo cual me contestó muy frescamente que a unos 5 Km. Perfecto, me dije.

Al llegar, recorrimos en carro como kilómetro y medio, para luego bajarnos del mismo, porque teníamos que ¡¡caminar los demás!!. Por María santísima, eso era largo y en bajaditas y subiditas. A cada rato, preguntaba si ya íbamos a llegar y me decían que sí. Llegábamos pero a otra subidita. Mi pena más grande era el camarógrafo, quien tuvo que cargarse la Betacam, al hombro. Ya se imaginarán las miraditas que me hacía.

¡¡Llegamos por fin!!...a otra montañita pues. Y de allí a bajar...la casita estaba hasta allaaaaá, solitaria en medio del barranco. Bueno, aquí aunque sea rodada, dije yo.

La familia nos recibió con los brazos abiertos y logramos filmar toda la Pedida de Mano, los discursos y las ceremonias quekchíes, que fue algo sublime y muy interesante. El novio, en cada pedida, debe dejar dinero en el altar de la familia de su futura esposa. Claro, como dijo mi amigo, en cada visita deberá llevar también no sólo la marmaja, sino aguas gaseosas, pan y guarito. Y sus padres convencer a los futuros consuegros, que su hijo será un buen esposo.

En este caso, son 3 pedidas. Nosotros llegamos a la Tercera. No hubo matrimonio, sino sólo un acuerdo, o lo que conocemos como "arrejunte". Pero va con la bendición y el apoyo de los padres de ambos. Claro, con su respectivo brindis con Boj. Lo más rico fue el Caldo de Chunto y el Cacao en jícara. ¡¡Qué delicioso!!. Ya va la Chachi hartona.

Se llegó el momento de irnos y estaba lloviendo. Yo miraba hacia arriba, esas cataratas por las laderas ¿y ahora para regresar?. Las cosas se nos estaban poniendo feas. Pero en eso llegó un Superhéroe en una batimoto y me ofreció subirme la colina. Bueno, me envolvieron en un nylon y allá me fui pues. Yo sólo oía el "ruuuuuuuun, ruuuuun" de la moto que subía y subía, pura cabra. Y yo bien pescada de la cintura de aquel amable campesino, que sabrá Dios, cómo se llamaba. Pero me hizo el favor...de sacarme de ese barranco pué.

Ya era tarde y de repente vino un camión que de pura guasa regresó a traer no sé qué. Allí metimos todo el equipo y nos "encamionamos" también hasta nuestro carro, que se había quedado perdido en medio del camino desolado.

Fue una experiencia de sentimientos profundos y encontrados: Primero el miedo de andar por apartados parajes chapines. Segundo, ver cómo tanta gente aún vive en la pobreza y el olvido de los gobiernos, ajenos a todos los impuestos que pagamos, los que lo hacemos para que todo mejore. Y tercero, la dicha de haber visto en vivo y en directo, una ceremonia a la cual no invitan a cualquiera. Y haberla pasado en primicia por la tele internacional...¡Já, no por gusto me gano los premios, muchá! (cuentera la patoja, pues).

Sé de otras "Pedidas" en el altiplano, donde también la ceremonia es larga y minuciosa. La novia tiene que presentar dote y el novio, como su familia, demostrar que son realmente buenas personas. En algunos lugares, la primera visita es sólo un toque a la puerta, dónde la familia del novio dicen que quieren pedir la mano de una mujer, a lo que los de adentro responden: "Aquí no hay mujeres casaderas, sólamente niñas" y les sacan sus muñecas a la puerta. Luego se van y hacen dos visitas más. ¡¡Es una belleza!!

Gracias a mi amigo por haberme recordado con su anécdota, esta pasadita de mi amado oficio, que fue otra aventura de la cual también salí viva. (Recuérdenme por favor, que les cuente el de la selva petenera, esa estuvo más tétrica).

Dedicado a todos los amigos y amigas que se re-encuentran. Porque siempre es hermoso re-encontrar también, un tesoro que habíamos perdido de vista.


Foto by Lon&Queta

Etiquetas: , ,

2 Comments:

At miércoles, 22 septiembre, 2010, Blogger NicteKono said...

que buena historia Chachi... yo en la unica pedida de mano que estuve fue en la mia, y fue cosa de 4 nada mas, mis padres, mi ahora esposo y yo... y no duro mucho.

 
At viernes, 24 septiembre, 2010, Blogger Carlos el baterillero said...

Hola Chachi

Tu dices la arrejuntada. Esa palabra también la escucho por aquí.

Hay una costumbre ancestral en algunas comunidades de la sierra: El sevinacuy. Esta no es bien vista por las autoridades. Es el llamado: matrimonio de prueba. La pareja convieve por un año, si funcionan, el matrimonio, ya va en seio. La ceremonia, tiene el respaldo de la comunidad.

Saludos
Carlos el baterillero

 

Publicar un comentario

<< Home