BABOSADAS MIAS Y DEMAS HIERBAS

LA CHACHI, ALOCADA PERIODISTA MUY CHAPINA

10 julio 2011

UN DIA INOLVIDABLE

Ya ha pasado un poco más de un mes y no había podido sentarme a escribir y contarles los pormenores de nuestra boda.  Púchica, de veras que tanto tiempo planeando el gran día y todo se termina en pocas horas. ¡Ah!, pero valió la pena cada instante invertido, porque todo quedó como queríamos y hasta mejor.  Bueno, el cachudo siempre anda viendo cómo le aguada la fiesta a uno, pero cuando impera el amor, todo es felicidad.

Desde la probada del vestido, las cosas empezaron a pintar bonito.  Como a  mi me llegó este bello momento ya un poquito entradita en años, pues por mucho tiempo soñé llegar a ese día tan especial.  Fue tan emocionante probarme varios vestidos hasta encontrar el ideal.  Subirse en ese bastidor  y que te pongan todos los fierros encima.  Lo único que pensaba cuando el modista me puso el velo, era: "Ojalá estuviera aquí mi mamá para verme".  Pero de seguro andaba por allí doña Cris.

Lo chistoso muchá, es que yo pensé que aquí la onda era igual que por allá por "donde nos", que  le venden a uno el ajuar completo: vestido, velo, guantes, zapatos ramo de la novia, el ramito del novio, la liga, los cojines, el lazo y las arras. NOOOOOOO, aquí va todo por separado. Y cuando me llegó la cuenta de todo a mi casa, me fui de fondillo, al ver la cuentona, que todavía estoy pagando...

Por un momento se me vino el flashazo, de cuando me llevaron mis papás a comprar el vestido para mi primera comunión, hasta con bolsa, candela y zapatos, costó ¡¡Q.12.00 quetzales!!  Bueno, definitivamente eran otros tiempos.  (auuuuuuuuu, dijo el coyote)

Luego, a escoger el lugar.  Eso estuvo topado, porque entre que íbamos de un lado a otro, nos invitaban a cocteles y comelonas, para dizque probar las comidas...pero aquí tiran la casa por la ventana y se avientan tremendas parradas con música en vivo, pastel,  guaro y de todo, para que la gente se anime a reservar en los lugares.  Yo quería algo cerca del agua.  Pensé en hacer la ceremonia frente al mar, también fui a ver en un lago, pero nel, no encontraba el lugar que lo tuviera todo. Hasta que encontramos uno fabuloso, que no me arrepiento en ningún momento haberlo escogido. Tenía fuentes, flores por todos lados, y el mar en frente.  Lo mejor que tenía una capilla, para hacer allí la ceremonia.

Ya con lo principal: el lugar, el vestido, el novio y la novia.  Había que dedicarse a los detalles. Eso sí que quita tiempo: que si las invitaciones, que si la lista de invitados, que si el acomodo de las mesas, que si las flores, que si los violines para la ceremonia, que si la música para el Coctel, que si el DJ, que si el pastel, que si las fotos, que si los centros de mesa, que si los recuerditos, que si los carros, que si el bouquet, que si el peinado, que los zapatos, el maquillaje, la dieta, las mascarillas,  que dónde vamos a acomodar a la familia, que sí a donde vamos de luna de miel...¡Ah! sí, y por último, el traje del novio. Dichosos los hombres, no tienen que pensar en tanta charada.

Nunca pensé que había que invertir tanto tiempo, esfuerzo y dedicación a una boda. Y lo peor fue, que yo no tenía quién me ayudara, sólo éramos el Negris, la dama de honor (que algo iba haciendo) y yo.

Ultimados los detalles (que aquí entre nos, nunca se ultiman), cuando sentimos, se pasaron los meses volando y  ya faltaba sólo una semana para el gran día. 

Estuve de pruebas y pruebas de vestidos y siempre le encotrábamos algo.  Por fin me lo dieron unos  días antes...todo estaba bien.  Ya estaba todo listo y empezó a venir la familia. Eso me emocionó tantísimo. Teníamos muchos años de no estar juntos. ¡Esas son bendiciones de Dios!

Eran ya sólo unos días para la boda y yo sentía siempre que algo faltaba.  Si uno no se cuida, la ansiedad se lo come. Ya quería que se llegara el día, para salir de todo. Demasiada tensión y pisto. Les decía, "lástima que sea mi boda, si no yo hacía todo": flores, video, fotos...bueno, pero casi. Y aquí todo tan caro.

Vino mi familia y yo quería estar con ellos a cada instante, pero siempre había algo que hacer y todas las noches me acostaba tarde.  No podía ser, me sentía cansada y odiaba la idea de llegar ojerosa a mi boda. Pero, un día antes me declaré "No available, no exceptions", tenía que estar un día conmigo misma. Ser yo, ver lo de mi pelo, mis uñas, ultimar todo para el maquillaje...Debía hacerlo pues la ceremonia empezaba el domingo al mediodía y ya ven cómo la mañana se pasa rapidísimo.  El Negrito distrajo a la familia  y yo tuve tiempo para los detallitos.  

La noche antes tuvimos tanto que hacer, que al Negris ya se le estaba olvidando escribir sus votos e imprimirlos.  ¡¡De habérsele olvidado iba a ser catastrófico!! Pero aunque sea a media noche, los terminó (hombres, hombres, que todo lo dejan para última hora). 

La ventaja de vivir juntos desde hace 5 años, fue que nadie tuvo que irse para su  casa y antes de dormir, hicimos nuestra oración, pidiendo a Dios bendiciones.  

Se llegó el día de la boda y había que levantarse temprano para estar listos a tiempo.  El Negris tenía que irse a cambiar a otra casa, allí estaban mi papá y hermano.  Pero el patojo no se apuraba y ya mero que lo sacaba a empujones de la casa, para que me dejara desempacar el vestido (pues no tenía que verlo) y empezar de lleno con mis arreglos.  ¡Padre celestial!, parece que algo que había comido me provocó una alergia y tenía ronchitas en el cuello y en la cara. A lo mejor fue por la tensión también, pero el Negrito trató de tranquilizarme y pensar que con el maquillaje todo se iba a tapar.  

Por fin se fue aquél uno, y en eso llegaron mi hermana, mi sobrina y el nene, que fue el caballero de los anillos, que lo vistieron precioso.

Mi sobrinita me peinó y ya con casi todo puesto, llegó la maquillista. Esa se tardó como una hora, qué barbaridad, y al final no me dejó tan bien, al menos como yo quería (bueno, milagros tampoco).  En eso, llegó mi papá y allí me empecé a poner nerviosa, porque eso significaba que el Negris y mi hermano, ya iban para el lugar de la ceremonia.   

De repente, alguien grita abajo: "Ya llegó la limo!....¡Señor! y yo todavía en los últimos toques del maquillaje. Nos apuramos  y quería hacer pipí antes de ponerme el vestido, pues luego, me iba a costar muchísimo...Ay no, a  estar ocupado el baño. No puede ser, eso me puso más nerviosa... 

Bien, tenía que guardar la calma. No eran tan tarde tampoco, creo que la Limo llegó un poco más temprano.   Bien, llegó la hora de ponerme el vestido.  Mi hermana me ayudó y qué creen....¡¡me quedó flojo de cintura!!. No sé qué pasó, si hacía 10 días que me lo había probado la última vez.  Era un strapless y qué bueno que de busto me quedó bien, si no, se me hubiese caído.  La verdad, me sentía incómoda, imaginaba que me veía como los gigantones de las ferias...

Pero, las muchachas y mi papá me convencieron que todo estaba bien (la verdad, no sé si  me dijeron eso porque ya no había nada que hacer).  Al menos no me quedó apretado, eso sí que hubiera estado jodido.  Ya con la tiara y el velo puesto, las cosas pintaron mucho mejor.
Entonces, a bajar para irnos al gran momento...confieso que estaba muy nerviosa, pues quería que todo quedara bien.  Abordamos la limo y allí empecé a vivir el gran sueño hecho realidad....




Continuará...


Foto: N. DeLeon-Calvi



3 Comments:

At lunes, 11 julio, 2011, Blogger NicteKono said...

Por estos lares el vestido se alquila!, si!... se alquila y terminas usando el mismo vestido de novia que han usado otras novias antes... pero no te tienes que preocupar por mandarlo a la lavanderia al dia siguiente. Y el vestido va con velo, guantes, y hasta joyas. Los zapatos creo que si son de parte de la novia.

En fin, en cada sitio se hace diferente. Pense que ibas a decir que luego de probar tanta comida para decidir que servir, habias subido de peso, menos mal que fue al contrario. Yo ni tiempo de hacerme la ultima prueba de vestido tuve, precisamente porque llego la familia de mi marido, y adios tiempo.

 
At lunes, 11 julio, 2011, Blogger Pepe said...

Hola Chachi, que bonito y emocionante relato, muchas gracias por compartir esos momentos tan importantes de tu vida.

Espero ansioso la segunda parte.

Saludos y felicitaciones =)

 
At jueves, 14 julio, 2011, Blogger la-filistea said...

Que abunde el Maiz, que abunde el Frijol y los dolares vos!!!..

Felicidades.

Espero sentada la continuación.

 

Publicar un comentario

<< Home