BABOSADAS MIAS Y DEMAS HIERBAS

LA CHACHI, ALOCADA PERIODISTA MUY CHAPINA

22 marzo 2013

MI ABUELITA Y EL HONORABLE

En estos días de Cuaresma y acá lejos, siempre me dan ganas de leer un boletincito de los estudiantes, de esos que salen cada viernes allá en Guate y que los venden los encapuchados en las camionetas. Cuando era chiquita, me daban algo de miedo esos enmascarados porque casi siempre, olían algo a guaro, pero después les agarré confianza.

Recuerdo que mi abuelita, que en gloria esté, tenía una cierta debilidad por los Sancarlistas. Siempre se ponía a llorar cuando contaba de los universitarios que mataron en tiempos de Ydígoras, a principios de los años 60.

Venía de una familia muy educada, con muchos miramientos y ella, nos inculcaba buenos modales y el respeto a las personas. También, yo digo que era medio revolucionaria, porque a pesar del tiempo en que le tocó vivir, era una mujer muy enérgica y nunca le gustaron los abusos de parte de nadie y, muchos menos que vinieran de algún hombre hacia una mujer o un niño. La sumisión para ella, era algo que había dejado muy lejos, por tratarse de una injusticia.

Siempre le llamó la atención la Huelga de Dolores, pero nunca hubo alguien que se atreviera a llevarla a ver una en la calle; con eso de que tienen fama de bendecir con miados, andar bolos y sacar a bailar a las chavas, ya imagino a mi abuelita, echándose a la parranda con los patojos a media calle y mandándolos a lavarse las manos.

Pero lo que no perdonaba mi santa viejita, era que le faltaran sus boletines. Eso sí, mi mamá y mis tíos tenían que estárselos llevando cada semana, desde que empezaban a salir. Aún recuerdo que costaban choca y después subieron a 1 quetzalito.

Era llegándole el boletín a las manos y ella llamando a alguno de sus nietos para que se lo leyéramos, porque ya no alcanzaba a ver la letra tan chiquita. Nosotros a veces, nos hacíamos los quites, porque nos daba un poco de vergüenza leer las malas palabras delante de los papás. Pero mi abuelita era buena onda, nos daba permiso y le entrábamos a la lectura de tan culto e ilustrativo documento. Ella siempre fue de menta amplia y limpia.

Después de oír las marchas de Semana Santa, que le fascinaban, mi abuelita se instalaba en un sillón y empezaba a oír toda la ensarta de rimas burlonas y en cada una, se tiraba tremendas carcajadas; a veces, nos pedía que repitiéramos los párrafos, para volverse a reír.

¡Ah, que tuanis! Yo me apuntaba para hacerle de lectora porque podía uno decir un montón de vulgaridades, sin que nadie lo regañara. Yo leía muy seriecita, como a quien le han encomendado una tarea delicada. Y cuando decía las palabrotas y las frases shucas, ni me reía, me hacía la loca y seguía leyendo.

- No se preocupen – decía mi abuelita – ella es chiquita, no sabe lo que quiere decir eso.

¡Ja, no pues, la master! Si oyeran los chistes que yo me echaba, creo que el mismo Honorable me hubiera contratado. Pero eso es parte de la forma de ser del chapín. Desde chiquitos, contamos colorados.

Lo mejor era cuando llevaban el “Nonostientes”, con todo el montón de fotos y dibujos de hombres y mujeres en pelota. Mi mamá se lo daba a escondidas a mi abuelita para que yo no lo viera, pues allí con tanta pornografía, era preocupante para cualquier madre responsable. Recuerdo que una vez, mi abuelita no encontró a alguien mayor para que se lo leyera y me llamó, cuando vi, estaban tachadas las chiches, los panes y los pipiriches. ¡Ah, así ya no tuvo gracia! Pero siempre hice el sacrificio de leerlo. Si pués, cómo no.

Ay mi abuelita, tan linda, tan dulce y tan chistosa. Creo que no hubo quien me amara más que ella. Pero, cuando la recordamos, no nos deja ponernos tristes, porque siempre se nos atraviesa su música, algún chiste y mucha risa. Luego les contaré más de mi querida abuelita, de quien heredé la forma de ser y la casaca.

Al muy leal, carismático, pero no por ser cachureco, pelado, cantineado y siempre bien ponderado Honorable Comité de Huelga de Todos los Dolores, les doy las gracias por tanta charada y a mi abuelita sacar tanta sonora carcajada.

Por allá ha de estar en el cielo, poniendo a leer los boletines a los mártires de los 60’s y bailando la Chalana.
...
Ilustración de la Chabela: www.huelgadedolores.com

Etiquetas: ,

8 Comments:

At sábado, 01 abril, 2006, Anonymous PEPO EL GRANDE said...

Hola Chachi, gracias por tenernos siempre pendiente de leer tus nuevos relatos, espero que nos sigas haciendo disfrutar tus recuerdos y aventuras.

 
At sábado, 01 abril, 2006, Blogger chicha said...

Hola chachi, verdaderamente ha sido un deleite leer todas estas anecdotas, especialmente esta de la abuelita, pues aunque algunas la he vivido con vos y otras las he escuchado de tu boca, siempre son una terapia para cualquier persona, como yo, que vivimos bajo un fuerte stress que a veces esdiez como el mio. Siempre le he dado gracias a Dios por haberte mandado a esta tierra y aun mas por tener la dicha de que tu misma sangre corra por mis venas. Y cada dia le sigo pidiendo al Señor que te bendiga y te siga dotando con ese talento tan bello y que tanto bien hace a los demas. "la risa remedio infalible". Te amo mucho.

 
At lunes, 03 abril, 2006, Anonymous SR said...

Allá por los 80's me gustaba mucho leer los boletines. Recuerdo que me causaban mucha gracia y a pesar de que eran un poco repetitivos con el estilo, si alguno caía en mis manos no dejaba de leerlo.
Hace unos días leí los de este año y mi decepción fue grande. No me ocasionaron ni mucha gracia ni me enteré de ninguna interesante novedad.
Será que han cambiado los boletines o he cambiado yo? esa es la gran duda....
saludos chachi

 
At lunes, 03 abril, 2006, Blogger Pirata Cojo said...

Bonita historia vos Chachi, te cuento que podés entrar a la página www.huelgadedolores.com a ver los boletines de este año y aunque no sea lo mismo, siempre se ríe uno un su cacho.

 
At lunes, 03 abril, 2006, Anonymous Chachi said...

Gracias por los comentarios Pepo, SR, Chicha y Pirata Cojo, hasta las de coco me sacaron. Despues que sean de piña, mejor muchá. Besos a todos.

 
At miércoles, 05 abril, 2006, Blogger Tato said...

Cuál de coco? Cocodrilo?... De qué hablan gentes?... Coco, piña?... eso me suena a puerto. Coco loco, coco con tekila, piña colada para las niñas.

Bueno Chachi, la verdad es que yo no leí tu post, pero sin leerlo te puedo decir que está muy bien, jaja.

Va, orale pues.

 
At sábado, 06 mayo, 2006, Anonymous Chala said...

Chachi, soy una insensible de primera, mi corazón negro como mi conciencia raras veces se siente conmovido.
Pero con esta historia de tu abuelita, ayy mama!!

Me apachurraste el corazón, me lo apachurraste..

Me hiciste chillar.. :( tuve la desdicha de perder a mi abuelo el año pasado de una forma trágica y cuando veo un abuelito o leo una historia, no puedo evitar el sentimiento ambiguo de 'orgullo-tristeza'.

Un abrazo!! y un beso a tu abuelita que ha de estar junto a mi abuelito y ahora vieron que sus nietas se encontraron en este blog.


Good nite!!

 
At miércoles, 28 febrero, 2007, Anonymous Anónimo said...

Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

 

Publicar un comentario

links to this post:

Crear un vínculo

<< Home