BABOSADAS MIAS Y DEMAS HIERBAS

LA CHACHI, ALOCADA PERIODISTA MUY CHAPINA

11 noviembre 2006

TAYUYO TIO GEÑO

Allá por el oriente de Guatemala, pueden encontrarse a muchos viejitos que, cuando dicen su edad, se va uno de espaldas, porque cuesta creerles, ya que son bien fuertes los señores.
.
Algunos son casi centenarios, han engendrado hasta más de 20 hijos y allí andan montando a caballo, ordeñando vacas, fumando y hasta echándose sus copitas. No les duele nada, nunca han tomado una pastilla y jamás en su vida han ido donde un médico. A lo más que llegan es a preparar una agüita de apazote para la ventolera, porque para eso de las frijoleadas y los bazucazos, algunos salieron buenos.
.
Llevan una vida bien tranquila; muchos, sin ambicionar cosas más grandes, simplemente porque no han tenido la oportunidad o las ganas de conocerlas. Comen frijolitos, tortillas, chile, gallina asada y les encanta ir al río a cangrejear y a tirar unos sus atarrayazos, para que les hagan una buena ollada de caldo de pescado con jutes y todo. Solamente saben los quehaceres del campo y su mayor malicia es piropiar a las jovencitas, sabiendo que no les van a hacer mucho caso que digamos, porque ya están veteranos y encima, no tienen tanto pisto que ofrecer. Pero algunos, cuando se ponen a enseñarle a uno sus tierras, no alcanzan los ojos para verlas todas, ni las montañas para juntarlas.
.
Yo tenía un mi tío de nombre Eugenio, pero todos lo llamábamos, Tio Geño (Sí, sin tilde porque en el Oriente de Guate, "tio" es una forma muy respetuosa de llamar a la gente mayor). Lo conocí poco, lamentablemente no tuve tanta relación con él. Sin embargo, mi papá me cuenta muchas cosas de este mi folcrórico pariente, que nunca hizo daño a nadie; vivió creo, más de 90 años y según cuentan todos, era la nobleza personalizada. Era primo de mi abuelito.
.
Dice mi papá, que desde que se acuerda, Tio Geño ya era viejito. Tenía el cabello blanco, los ojos azules, la mirada dulce, y una muy pecualiar forma de hablar, como con la boca cerrada y cambiando el sonido de la "s" por "sh". Algo así como habla Berger, nuestro actual presidente.
.
Su esposa se llamaba Eduvina, pero le decían Wina. Esta, parece que le quemaba el rancho a Tio Geño con un tal Juan. Un día mi tío tenía ganas de echarse un su cigarrito y le preguntó a su mujer:
.
- Vosh Wina, ¿no tenésh un shigarrito por allí?

- No -, le dijo la Wina algo de mal modo.
.
- No te dejó Juan hoy, no vosh?- le replicó con gran naturalidad.
.
A lo largo de su vida, se fue quedando el pobrecito más sordo que una tapia. Así que, como le encantaba andar haciendo bromas con los muchachos, se sentaba cerca de donde estaban platicando todos; nomás miraba que alguien medio se sonreía, él se tiraba la carcajada; como para hacer creer que estaba oyendo. La risa era más aún para los otros, porque tal vez no ameritaba tanta bulla lo que estaban contando.
..
¡Ah, Tio Geño! Nunca llegó a conocer más allá de su pueblecito, mucho menos la capital. Pero un día se sentía un poco decepcionado y le dijo a los sobrinos:
.
- Cuando yo me vaya, cuando yo dishponga irme muchá, me voy a ir lejosh.
- ¿Y como hasta dónde se va a ir, tío? - le preguntaron, pensando en un lugar bien lejano.
- Shiquiera, muchá, yo digo que de irme, lo menosh, me voy hashta Jutiapa.
(Y vivía en Asunción Mita, aproximadamente a 20 Km. de Jutiapa).
.
Cuando murió mi tío Mundo, hermano mayor de mi papá, Tio Geño se quedó muy triste, porque era menor que él y se había ido antes. Mi papi, en el momento del entierro, sabiendo que no oía bien, le preguntó algo en voz alta:
.
- Tio Geño, ¿cuántos años tiene usted, pues?
- ¿Qué?- le dijo el viejito casi en secreto.
Entonces unos patojos llegaron a gritarle, ayudados por un cuerno de toro:
- Dice, que cuántos años tiene usted...
- Mmmm -, dijo pensativo y señalando hacia la tumba - Mundo, 71...Yo, 8 años mayor que Mundo...- Y se quedó viendo a mi papá con cara de interrogación - ... ¿Cuánto será, oh?
.
(No sabía sumar, mi rey).
.
Una vez la Wina le dijo que lo iba a dejar. Asunto que al viejito lo entristeció, pero no quería dar su brazo a torcer. Así que, haciéndose algo el bravo, le dijo:
.
- Mirá vosh Wina, si deverash te vash a ir...Ai te llevásh hashta el petate... ¿Aloshte?
.
No sé exactamente si la Wina se fue al fin o se murió a su lado. Aunque, antes de pasar a mejor vida, mi tío vivió muchos años solito, acompañado únicamente de sus demás familiares, sobrinos en segundo grado, más que todo.
..
Supimos que la epidemia de Cólera estaba haciendo estragos por esos rumbos y que Tio Geño estaba con el mal. Cuando mi papá lo fue a ver, le sorprendió encontrar al viejito muy bien y, al preguntarle qué le había pasado, le respondió:
.
- Te cuento, que pur puquito, me muero...de una cólera dijeron, fijate... pero me dieron bashtante jugo de limón y con esho me curé.
.
Tio Geño murió hace pocos años, pero lo que más creo, que fue de viejito, porque ni la Wina con su traidor amor... ni los tiempos del Cólera pudieron con él.
.
Foto prestada de: http://www.flickr.com/photos CC. (No es foto de mi tío, pero cómo se parece)

Etiquetas: ,

12 Comments:

At martes, 07 noviembre, 2006, Anonymous Tepescuintle said...

Hola Chachi, aqui shuteando otra vez en tus "babosadas".

Es cierto tienes razón, las personas del campo viven más que cualquier otro y para colmo siempre sanos, mi papá tenia un tio, hermano de mi abuela, que tambien tenia bastantes tierras y que cuando yo lo concí tenia segun él y mi abuela como 93 años y le preguntaron que hasta donde lograba ver y nombro un arbol de nances que tenia pero es que estaba lejos, tan lejos que algunos de los que estabamos allí ni lograbamos ver y ¡¡él sí!!, también como no queria que nadie se preocupara por su muerte, arreglo todo y hasta escogio su caja, la compró y hasta la probó para ver si cabía, se la llevó y la guardó en una cobacha que tenia dentro de su rancho.

El dia que se murio todos contaban anécdotas de el, todos riendo en vez de llorar porque en vida era graciosisimo el hombre y como era de esperar fue enterrado en la caja que el escogió, probó, compró y guardó en su casa hasta su muerte.

Chachi como siempre una excelente historia.

¡¡¡Salu2!!!

 
At martes, 07 noviembre, 2006, Blogger Andy said...

Tio Felix se llamaba, tio tercero mas o menos de mi madre, de allá por onde yo, Zacapa. Murió en el 2001 a la edad de 103 años, y en el 2000 cuando prensa libre hizo un reportaje de las personas de mas edad en Guate, pidió que le ensillaran un caballo y la foto del artículo se la tomó subido en él. Se tomaba una gallo al tiempo todos los días y nunca perdió ni la conciencia, ni los sentidos ni nada. Simplemente creo que el cuerpo se llegó a cansar con los años y no pudo mas. Para 1915 ya se había "hueviado" a la esposa, que no conocí porque murió como 30 años antes que él. Imagínense muchá.

Saludos a todos.

 
At martes, 07 noviembre, 2006, Anonymous Chachi said...

Bellas historias las que estan contando...Gracias!!

 
At miércoles, 08 noviembre, 2006, Blogger Goathemala said...

"El gordo" vivió 104 años. En la Guerra Civil española le tocó por obligación ser carcelero del pequeño pueblo de Andalucía donde vivía. Una noche de noviembre le avisaron que, al amanecer, fusilarían a todos los reclusos políticos. "El gordo" los dejó escapar y se emborrachó para dar imagen de ineficacia. Lo que restó, de guerra lo pasó de cárcel.

Con la democracia, fumaba un puro diario y tomaba el aire en la puerta de casa, ¿Cómo iba a permitir que asesinaran a us vecinos de toda la vida porque pensaran distinto?, decía.

Yo soy un descendiente de aquellos que "el gordo" dejó escapar una noche de otoño.
Creo que vivió tanto porque siempre tuvo muy tranquila su conciencia.

Saludos.

 
At miércoles, 08 noviembre, 2006, Anonymous Tepescuintle said...

Conozco la historia de esa guerra y a gente que de alguna manera salio afectada por ella y la verdad es que despues de mucho tiempo las heridas todavia están abiertas y el pueblo dividido.

Estoy seguro que sabes que en Guatemala tambien hubo una guerra entre hermanos.

Y lo peor es que el mundo no aprende y quiere seguir, con distintos escenarios pero con la misma tonta y ridícula excusa.

¡¡¡Salu2!!!

 
At jueves, 09 noviembre, 2006, Anonymous SR said...

Aparte de la historia de la Chachi, las historias de los que comentan también están bien lindas. La humildad y la sencillez no pelea con nadie muchá y mucho menos el buen corazón y el sentido común como el del "gordo" español.
Salud a todos ustedes y que vivan como sus coetáneos, más de 100 años pues.

 
At jueves, 09 noviembre, 2006, Anonymous Anónimo said...

Esa historia del gordo es digna de una novela; Hace algun tiempo viaje por extremadura Espana y me encontre con gente tan bella que me recibia con los brazos abiertos,lastimosamente en Guatemala he sido descriminado por los descendientes de esa gente que un dia tuvo que emigrar. Soy indigena y espero vivir lo suficiente. Saludos Chachi, no me pierdo tus blogs.

 
At sábado, 11 noviembre, 2006, Anonymous Roberto Lone said...

Hola Chachi, saludos!!!
Pués mucha de mi familia viene de oriente y aunque yo nací en la capital, viví dos años en Chiquimila en donde la gente, tronco de gente vive más, porque ciertamente hay menos contaminación, tierras más sanas y a eso le agrgás un par de tragitos que dicen son buenos para corazón, especialmente si se toman con esa consigna, jajajajaj...
Tenía ganas de pasar por tu blog, te felicito y por ay nos vemos pueshhhh...

 
At martes, 14 noviembre, 2006, Blogger Pirata Cojo said...

El tío Lipe tenía un su terreno a la orilla de la carretera, cerca de Teculután, cuando íbamos a ver al abuelito a Chiquimula, pasábamos a verlo, recuerdo que sembraba maíz y vivía en una casita, que era fresca porque estaba a la sombra de unos frondosos árboles, por el calor, él y Amelia, su pareja se levantaban a las 3:30 y se acostaban a las 16:30 todos los días.
Recuerdo gratamente un hilito de agua que pasaba por el terreno donde mis hermanas se mojaban los pies, a mi no me dejaban por enfermizo y porque a las conchas de mis hermanas no les gustaba cuidarme.
La felicidad con la que nos recibían, me hace pensar que podemos vivir con tan poco.
Clásico era el ¿Qué te dije Lipe?, cuando Amelia lo regañaba.

Bonitas historias, nuevamente felicitaciones Chachi, Goathemala, ¿Cómo en tan pocas líneas pudiste escribir algo tan bello?, gracias por compartirlo.

 
At martes, 14 noviembre, 2006, Anonymous Quicheleño said...

"Solamente saben los quehaceres del campo y su mayor malicia es piropiar a las jovencitas, sabiendo que no les van a hacer mucho caso que digamos, porque ya están veteranos y encima, no tienen tanto pisto que ofrecer"

- Empiecen a ahorrar muchá!

 
At miércoles, 15 noviembre, 2006, Anonymous Chachi said...

Sí muchis, porque las patojas pueden que perdonen lo viejo, pero no lo pelado...Billete mata vejez.

Saludos Quicheleño, qué bueno verte por acá.

 
At jueves, 16 noviembre, 2006, Anonymous Anónimo said...

Hola a todos, definitivamente los chapines tenemos buenos genes,la mayoria de mis familiares han muerto ya reviejos, mas las mujeres,mi abuela
murio de 97 le dijo a mi mama, que le buscara un sacerdote porque ella ese dia se iba a morir, mi mama le hizo caso, y antes de morirse, se despidio y cerro sus ojos,si yo no lo hubiese visto, no lo hubiese creido.
Ah pero saben que es lo mejor, a pesar de que se han muerto ya de mucha edad, nadie ha padecido de Alzheimer's.

Marnie.

 

Publicar un comentario

links to this post:

Crear un vínculo

<< Home