BABOSADAS MIAS Y DEMAS HIERBAS

LA CHACHI, ALOCADA PERIODISTA MUY CHAPINA

10 mayo 2007

! BUSQUEN OFICIO PATOJAS !

Al principio, cuando empezaban las telecomunicaciones en Guatemala, quien tenía teléfono en su casa era pistudo o influyente. Los pobres no teníamos mucha oportunidad, y debíamos alquilar uno o caminar lejos para encontrar un público que por un tiempo fueron unos aparatones negros colgados de una pared.

Ya no era tan chiquita, cuando por fin hubo uno en la mía y fue después de muchísimo tiempo de solicitar la línea. Resultó ser una novedad en la cuadra, porque como mi colonia era de clase popular, un teléfono en casa era algo difícil de ver.

Y así como les pudo ocurrir a muchos, primero con la tele en blanco y negro y, después, con la de a colores, la noticia de regó por toda la colonia y a mi casa llegaba casi a diario un desfile de vecinos y hasta gente que uno no conocía con el fin de averiguar si allí había teléfono y, desde luego, si lo alquilábamos. Al principio hacíamos el favor, pero luego al ver las cuentas, y que muchos no lo usaban para emergencias reales, mejor nos dedicamos a decir que estaba descompuesto, o que no estaba mi mamá o algo así.

Ya después, algunas otras personas lograron su teléfono también.

Bueno, ya que a los vecinos les pasó la fiebre telefónica, mis amigas y yo nos dedicábamos a darle al disquito y, buscando en la guía encontrábamos al azar, gente a quien joder. Algunos incautos caían, otros nos pegaban cada maltratada que mejor les colgábamos; pero éramos tan tremendas que lo volvíamos a llamar y los maltratábamos también. Qué bueno que el teléfono no era tan caro en esos tiempos.

Hacíamos todas la bromas conocidas en ese entonces:

- Disculpe, ¿hablo con el señor Calvo?
- Sí. ¿Quién habla?
- Aquí le hablo de parte de su último pelo.

_____
- ¿Hablo a la casa de la señora Vacca?
- Sí, ¿qué deseaba?
- !Sólo saber si ya salió la lechita!
_______
- !Le llamamos de la Cervecería Centromericana para avisarle que se ha hecho acreedor de una caja grande de cervezas. Lo único que tiene que hacer es repetir 15 veces " A mí me gusta tomar cerveza" en 10 segundos. Empiece, yo le cuento!

La gente ingenua, empezaba a repetir la frase, para que al final, con la lengua casi de fuera y con el corazón palpitante de emoción, les rematáramos:

- !Ahora, por bolo no le damos nada!
________
- Le llamamos de la Curacao, para preguntar si ya le llegó el aparato.
- No sé, ¿qué aparato?
- ¿Cómo que cual aparato?, !con el que le puyan el fundío al gato!

_________
O simplemente llamábamos y cantábamos en coro, la canción de la Llorona: "Llegó la hora del aficionado, por su programa Campiña por TV, tengan cuidado con esa llorona, que anda espantando a los que van a concursar...Tantararan tan, tan tan..."

Había algunos que nos decían !Ala qué shumas!, otros se morían de la risa queriendo adivinar quién les llamaba, pero muchos se ponían bravos. Y más era la maltratada, cuando de repente les pegábamos un campanazo bien duro en la oreja....
.
- Por allí hubo un señor, que aún con el tímpano chillando, preguntó: ¿Qué me gané usted, qué me gané?

También, le marcábamos al alguien que nos caía mal, sólo para darle una su buena madriada, claro anónima. O por las noches de sábado, ya tarde, nos poníamos a despertar gente a diestra y siniestra. Lo que es no tener que hacer.

Más de alguna vez, nos dijeron nuestro merecido: !Patojas huevonas, busquen oficio y vayan a chingar a su ma...."

Pero, ¿se acuerdan de aquel famoso "Teléfono de la Esperanza"? Sí donde decían que podían llamar todos los que tuvieran problemas, especialmente de drogas o alcohol. Bueno, una medianoche de tantas, unas compañeras de estudios se reunieron en mi casa, para hacer un trabajo y también se quedaron a dormir. Se nos ocurrió entonces, llamar a otra amiga que no puedo llegar y hacerle la broma con el tal servicio social. Pensando que iba a saber que éramos nosotras.

Nos turnábamos para decirle lo siguiente.

Con voz de bola y llorona:

- Disculpe, ¿es el "Teléfono de la Esperanza"?

- Si, ¿quién habla?- nos decía soñolienta. Cosa rara porque ese no era el teléfono para ese servicio.

- Necesito hablar. Es que estoy chupando...

- Ah, pero ahorita no puede, llame mañana - Nos decía un poco aturdida.

Y así pasó unas 5 veces, hasta que nos pegó una maltratadota.

Lo extraño era que no nos dijeran que allí NO era el "Teléfono de la Esperanza".

El lunes siguiente, nuestra compañera nos contó que no había podido dormir el sábado porque habían estado llamando a su casa, unas bolas preguntando por su mamá, que de casualidad se llamaba "Esperanza". Y nosotras no sabíamos ese detallito. Efectivamente, ese sí era el teléfono de la Esperanza.

Así que ella entre sueño y sueño, allá lo lejos oía que le preguntaban por su mamá y pensaba al principio, que se trataba de algún familiar que estaba echándose los traguitos.

Pero como todo se paga en esta vida, una vez ya pasado un tiempo de nuestras andanzas telefónicas, sonó el teléfono en mi casa y una voz muy pronta y amable me dijo:

- Señorita, le hablo de Canella, sólo para corroborar si es allí donde hay que entregar un FAX.

Un poco confundida le respondí.
.
- ¿Un Fax? ¿Y quién compró un Fax?
.
- Sí, ahora le digo - me dijo con eficiencia- el Fax lo compró el mismo que le lavó el fundío con AJAX.

Yo me tiré una carcajada y la bromista, se empezó a reir un tanto desconcertada, porque si su cometido era enojarme, no lo logró, porque yo estaba atacada de risa.

Ahora el servivio telefónico en Guatemala está muy caro y los patojos ya no se pasan jugando y haciendo perder tiempo a la pobre gente. Pero en su momento, creo que nos divertimos mucho.

Esa es otra cosa, que algunos podemos sumar a los recuerdos de nuestra niñez y adolescencia, porque ahora, hasta los chuchos tienen celular, pero eso sí nadie está para gastar en bromitas telefónicas.
.
Pero sé que muchos de ustedes hicieron mejores bromas telefónicas. !Cuenten una pues!


Etiquetas:

20 Comments:

At domingo, 06 mayo, 2007, Blogger Alecksya said...

Yo tambien me hice bromas con el telefono, pero no el de la casa, sino del de la oficina de mi hermano.

Una vez mi hermana mayor, llamo a la casa para pedir el No de telefono del señor Leon, mi otra hermana le dio el numero, como a los quince minutos vuelve a llamar, maltratando a medio mundo porque le habian dado el numero de telefono del zoologico.

 
At domingo, 06 mayo, 2007, Blogger agapito segura said...

JAJAJA, me sacaste la risa vos Chachi! Mejores? no creo, pero me acuerdo que mi papá era mero fregón, y una vez para año nuevo llamó un tipo el mero primero como a eso del mediodía y le dice con una voz de gran goma: "vos, perdoná por lo de anoche en tu casa, creo que se me fue la mano con tu mujer y estaba como la gran diabla verdad?"

Mi papá le empieza a seguir la corriente al pobre engomado que seguro se había equivocado de número, y le contesta: "no tengás pena, aquella ni me ha dicho nada" de nuevo el engomado le dice: "vos, pero si me echó a la M&%$%&$" y le dice de nuevo mi papá "no hombre, no tengás pena, dice mi mujer que te vengás a almorzar" y el pobre hombre se emociona y le dice que qué bueno, que ya va para allá, mi papá todavía le alcanzó a decir "ahí te traés una botella", y cuelga. Desde luego se desternillaba de risa mi papá al colgar, y nosotros lo mirábamos extrañados porque no sabíamos de que hablaba. Pobre el hombre porque de seguro llegó a la dichosa casa y saber ni como lo recibieron.

 
At lunes, 07 mayo, 2007, Blogger SCD said...

Disculpe, habló a la impulsora lechera guatemalteca?.
- No, equivocado
Entonces por qué estoy hablando con una vaca


Esa era la broma estrella en mi casa, habian otras que ya no mucho recuerdo y otras que mejor no las cuento porque eran un poquito vulgares y crueles.

Tampoco era que lo hiciera muy seguido pero con el patojal que nos juntabamos era bien divertido hacer bromas por telefono.

Buen post, saludos!!!!!!!!!!!!!!!

 
At lunes, 07 mayo, 2007, Anonymous Comentarista said...

Que recuerdos...

Yo -por ser hijo único- me pasaba todo el día viendo a quien joder (aparte de mis abuelos)... se me ocurría de todo; máxime con un par de amigos del colegio con quienes nos reuníamos a fregar. Las bromas, pues habían de todo, como la clásica del AJAX o alguna otra como la de la famosa rifa (que por causas obvias omito el contenido).

Hubo una vez que por azares del destino, entró a la casa una llamada de una patoja que preguntaba si era una "tal" emisora y que si podíamos poner la canción de Franco "Toda la vida". Yo le dije que con mucho gusto y en ese preciso instante la empecé a cantar... ja, ja, ja... Otra vez llamaron insistentemente preguntando por una determinada persona, hasta que por fin me di por vencido y dije "Ok, ahorita se lo comunico..." y dejé el teléfono descolgado por una hora.

Saludos.

 
At lunes, 07 mayo, 2007, Anonymous tato said...

A mi eso nunca me gusto... - ah que aguafiestas el tato -.

Pero la verdad es que a mi nunca me ha gustado molestar asi. Me desagrada mucho ese tipo de bromas y por eso no las hago porque no me gustaria que me las hicieran.

Bueno, feliz dia. Saludos a todos. Muy ocurrentes ustedes de ninios.

Hasta luego.

 
At lunes, 07 mayo, 2007, Blogger Renee said...

Muy buen post!!!
Yo me meti en varios problemas por andar haciendo esas llamdas, porque yo veia que mi hermans las hacian en su epoca, entonces yo tambien queria (tipico del hermano pequeno) el unico detalle esque cuando yo las hacia era epoca de secuestros en Guatemala, entonces me pegaban unas castigadas en mi casa. Peri bueno hubo otras bromas que si fueron disfrutadas con mis amigas, que eran las tipicas: el que te contestaba te decia: aló y uno contestaba palito con popo, la otra era al de max que te lavo el culo con Ajax y esta Lorena, que Lorena, la que te lleno el culo de arena... y pues tengo mas pero me tengo que recordar. Y es cierto como que no habian muchas cosas que hacer antes.

 
At lunes, 07 mayo, 2007, Anonymous Herbasio said...

Yo si nada que ver con teléfonos... Si en la capital era difícil tener acceso a teléfonos, imaginate en los pueblos...

Así que nunca pude hacer de esas bromas, pero si era un mate de risa ver las bromas del Beavis & ButHead de cuando llamaban a alguien por teléfono y cuando contestaban dejaban ir el agua en el inodoro jajajaja

 
At lunes, 07 mayo, 2007, Blogger Pirata Cojo said...

-¿Aló?
-Buenas tardes, le saludamos de Empagua, ¿Hay agua en su casa?
-Déjeme ir a ver
-Claro, espero.
-Fíjese que sí, sí hay
-¡Entonces báñese coche cerote!

 
At lunes, 07 mayo, 2007, Blogger Fiamma said...

Ahhh, Chachi... Nuestra molestadera de patojos con el telèfono no era tanto para burlarnos de la gente sino para pedir cosas de la tienda que quedaba cerca de la casa... y ya te podràs imaginar las buenas nalgadas que nos daban por estarle quitando el tiempo a la gente!!! ... porque, por supuesto, esa tienda no tenìa servicio a domicilio.... ;)

 
At martes, 08 mayo, 2007, Blogger robertogt said...

me acuerdo que con un mi hermano, un día aprovechamos que estaba la vuelta ciclistica de Guate, entonces llamábamos, y les decíamos que si nos contestaban unas preguntas de la vuelta ciclistica, se ganaban un premio, y "bueno" decían los muy mulas, jajaja, la onda que preguntabamos, y preguntabamos y preguntabamos, para de ultimo decirles que se habían ganado un vibrador, jajajaja

 
At martes, 08 mayo, 2007, Blogger Roberto Lone said...

"Te estás ganado el Premio Nobel de la Irreverencia Periodística"...

La verdad nunca hice llamadas así, pero si me acuerdo que habían muchas formas de molestar.
Lo que si hice fué tocar timbres y salir corriendo, pero no quiero salirme del tema.

Con lo caro que salía (y aún sale) el teléfono en Guatemala, muchos le ponían un candado, y decían de pretexto: se me perdió la llave... de paso nunca la encontraban...

Saludos, y cuidado no se te ocurra molestar más que te cachan con la nueva tecnología que permite que cualquiera escuche tus conversaciones. Hay que aprender a molestar por códigos, bromas...

Haaa...se me ocurre que podrías facturale a La Curacao y a Canella por la publicidad en tu blog, menos a Campiña, por el grato recuerdo de un gran programa, allí que quede...

 
At martes, 08 mayo, 2007, Blogger Juan said...

Que Picara que eras maestra...Puchica Yo creci en un pinche pueblo que Pedro Paramo hubiera seguido vivo, y el unico telefono que habia estaba en la Oficina de Correos (O sea solo el show que habia en ese lugar cuando uno queria hacer una llamada era suficiente ya que era de los telefonos de darle cuerda con una manivela y el operador era el cartero) para que saliera la llamada pegaba unos gritos, ejemplo..ALOOOOOO ZACAPAAA?? Nooooo es esquipulassssss....Es Zacapaaaa? O sea siempre le salian cruzadas las llamadas...Personalmente me puse un telefono en la Oreja en la Oreja el dia que llego el Papa la primera vez (me llevo mi vieja a conocer la capital) por cierto me lo puse al reves y nunca le agarre Gusto al Telefono...
Debido a eso inventaron las contestadoras automaticas...
Seguro era la que dejaba el mensaje...engañando a la mara tambien...Alooooooo no se oyeeee...alooooo...aloooo..
Esta es una grabacion....

 
At martes, 08 mayo, 2007, Blogger CHC said...

Veo que ustedes eran igual de picaros y molestones. Yo creo que esta manera picarezca y sin oficio de divertirse, se quedó ya para el recuerdo, porque ahora con lo caro que se puso el telefono, el miedo a las inclemencias de la delincuencia y la tecnología,estas prácticas ya no se acostumbran.

Yo me acuerdo que alguna vez vi uno de esos telefonotes de manivela, que se le daba vuelta y alguien contestaba en algún lugar no muy lejano y hacía los conectes respectivos.

Tambien me acuerdo de las tocadas de timbre y de salir corriendo...eso todavía lo hacen.

Y de los candados de teléfono también, a propósito, mi mamá puso uno en la casa, pero yo podía llamar sólo con las pulsaciones...jejejeje.

Abrazos para todos y todas y a Roberto quiero decirte que te admiro y aprecio grandemente tu cometario. Animo Compa!!! Gracias por tu ejemplo de fortaleza.

 
At miércoles, 09 mayo, 2007, Blogger AntiguaDailyPhoto.Com said...

Chachi, pues vieras que el teléfono móvil ya no es tan caro y si usas una empresa española hasta triple saldo te dan varias veces al mes cuando le metés una tarjeta al móvil.

Yo más bien creo que el identificador de llamadas es el que mato a la actividad recreativa y picaresca a la que haces mención. ¿Quién se quiere arriesgar a que le regresen la llamada y lo maltraten y en la madrugada?

Por cierto Chachi, fijate que con esa misma empresa española sale más barato llamar a los «Estamos Jodidos» y Canadá que llamar a mi cuate a dos cuadras de la oficina. Serías tan amable de enviar tu número telefónico, tengo ratos que no me divierto. ;-)

 
At miércoles, 09 mayo, 2007, Blogger CHC said...

Sí, fijate que cuando estoy en Guate, sólo con tarjetas de celular hablo con mi gente en USA. Me sale baratísimo en comparación de otros paises. Pero tampoco como para ponerse a fregar por teléfono vos.

 
At miércoles, 09 mayo, 2007, Anonymous Quetzali said...

Una vez me quisieron hacer una bromita, pero salieron trasquilados, les di una mentada de madre. El tel. de mi casa estaba a nombre de una familiar que ya habia fallecido, llamaron y preguntaron por ella, yo conteste y les digo para que la quiere, y me dice: es que me la recomendaron para (una obscenidad) y yo le contesto: Chin.. tu madre. Hijo de tantas pts. Y cabal, le dije: busca oficio y no se cuantas cosas mas, hasta que me dijo: disculpe.

 
At jueves, 10 mayo, 2007, Anonymous Chala said...

Jaaaaaaa no puedo ni escribir de la risa mucha, y es que tambien me acordé que a mi me gustaba fregar.

Ay va una que según yo era un secreto que me íba a llevar a la tumba.
A mí me gustaba un chavo de esos que andan en camiones que venden cosas (no digo que porque puede andar por aquí y me chiviaría más).

Total que una cuata me hizo el favor de conseguirme su número, pidiendole una tarjeta disque su mamá quería comprar lo que él vendia.

Ayy muchá me la pasaba llamandolo , para todo esto el tenía como 17 años más que yo, pero cusca que era que lo llamaba todas las tardes y le decía babosadas.

Total que por alguna razón se entero que una güira lo llamaba y un dia me dijo que si yo quería en verdad estar con él que me citaba en un hotel y me dijo un montón de cosas que me espantaron . Ahora no me hubieran espantado, rapido me apunto jaaaaaaaaaaaa!!

Total que así se me quito la maña.

Tato: usted pa' que ...
Al rato le llamo jaaaaaaaa!

 
At viernes, 11 mayo, 2007, Blogger Andy said...

La del León que hizo Alecksya es un clásico, y en el chance donde yo trabajaba se la hicieron a un vendedor que nos caía algo mal, jajaja.

Llegó tarde un día y le dijo uno de los técnicos...

"Mano, llamó un tal señor Leon, que dice que quiere comprar 15 computadoras y aquí dejó el teléfono. No se lo pasamos al otro vendedor porque aquel no es cuate. Llamalo de una vez".

el cuate llamó y dice que cuando pidió que le comunicaran al señor León le dijeron: "Otro mula chingando, esto es la Aurora cerote.." jajaja. Y desde ese día ya no quiso cooperar con los del depto técnico para mandar a pedir pizza doble a dominos, jajaja.

 
At domingo, 13 mayo, 2007, Blogger Alejandra Rodas Gallardo said...

Típicas las bromas por teléfono! jajaaj! Por lo menos tenemos el lujo de contarlas, porque ahora con lo cariñosito que salen las cuentas....ufffff! Mejor que ni lo piensen la patojada de ahora! jaja!

Un abrazo Chachi!!

Ale

 
At sábado, 14 febrero, 2009, Blogger Clara y Pepe (los Chuquis) said...

Nosotros nunca hicimos bromas por teléfono, porque siempre fuimos niños buenos... ¡¡mentiraaaa, jajajaja!!
La semana pasada, una nenita llamó y me dijo:
-¿Allí lavan ropa?. Le contesté
-No.
Y ella me dijo
-¡Pero qué sucios son!

En fin, creo que nadie se salva de las cargadas... "El que las hace, las paga", jajajajajaja.
Ea CHACHI, ¡¡FELIZ DIA DE LOS ENAMORADOS!!

 

Publicar un comentario

links to this post:

Crear un vínculo

<< Home